Info Cantabria

90 profesores de las EOI de Cantabria celebran una jornada conjunta para fijar y establecer criterios homogéneos de evaluación

37904 visitas

Compartir noticia en:

 

Lombó ha sido la encargada de inaugurar esta reunión telemática que ha reconocido la importancia de estas pruebas que el pasado curso congregaron a 3.500 aspirantes.

Santander – 01.04.2022

Los docentes de las Escuelas Oficiales de Idiomas (EOI) se han reunido hoy en la EOI de Santander para celebrar una jornada formativa conjunta con el objetivo de fijar y establecer criterios homogéneos de evaluación.

La titular de Educación y Formación Profesional, Marina Lombó, ha sido la encargada de realizar la apertura de esta V Jornada de Estandarización para la Evaluación de Certificación de Idiomas ante los más de 90 profesores de las Escuelas Oficiales de Idiomas, y sus respectivas secciones, de Santander (Bezana y El Astillero), Laredo (Castro y Santoña) y Torrelavega (Potes y Reinosa).

Estas sesiones tienen como finalidad familiarizar al profesorado con los criterios y los instrumentos de evaluación, así como garantizar una aplicación homogénea de los mismos.

Las pruebas para la obtención de un certificado de idioma oficial tienen un fuerte impacto en el ámbito educativo, el curso pasado se inscribieron 3.500 aspirantes libres, de los que un importante número fueron población escolar, en especial alumnado de los programas de educación bilingüe de Cantabria. Por este motivo, la consejera ha puesto en valor la celebración de esta jornada y ha agradecido la colaboración del Instituto Cervantes que permitirá

En opinión de la consejera de Educación, los cerca de 5.000 alumnos y alumnas de las escuelas oficiales son el “verdadero garante” de la labor formativa que se lleva a cabo año tras año en el campo de las enseñanzas y aprendizajes de idiomas.

Cantabria cuenta con un total de 4.640 alumnos inscritos de forma oficial en las tres EOI con las que cuenta, de los que 2.970 asisten a clases en la EOI de Santander que es la que registra una matriculación más alta, seguida de 985 inscritos en la Escuela de Idiomas de Torrelavega y 685 en la de Laredo.

Además, Lombó ha recordado la amplia oferta formativa de la que dispone Cantabria que incluye cinco idiomas: alemán, francés, inglés, italiano y portugués, y que ofrece cursos anuales, intensivos de duración cuatrimestral, semipresenciales y cursos a distancia a través de That’s English. También se ha referido a otras actividades complementarias como son los cursos de actualización, perfeccionamiento y especialización; actualización lingüística en programas internacionales; cursos orientados a colectivos profesionales, formación del profesorado, refuerzo para el alumnado oficiales y participación en proyectos Erasmus+, proyectos de innovación, etc.

Jornada formativa de evaluación y certificación

Organizada por la Unidad Técnica de Formación Profesional y Educación Permanente de la Consejería de Educación y Formación Profesional, cuenta con la colaboración del Centro de Educación del Profesorado de Santander y de la Unidad de Certificación Lingüística del Instituto Cervantes.

La primera fase formativa se desarrolló entre el 18 y el 30 de marzo, período en el que el profesorado ha trabajado en línea desde Moodle, calificando muestras de tareas y aplicando baremos de evaluación para una actividad de lengua concreta. Por lo que respecta a la segunda fase, celebrada hoy, la actividad ha consistido en una jornada presencial de trabajo colectivo en la EOI de Santander, en la que se ha debatido la calificación y consensuado la redacción de los informes de calificación.

Esta iniciativa tiene un doble objetivo, por un lado, reconocer la labor del profesorado de las EOI en su constante preparación y formación; y por otro, destacar su labor como certificadores de idiomas, además de visibilizar la importancia de la enseñanza de idiomas.

Las pruebas de certificación de idiomas se elaboran, administran y evalúan según unos estándares que garanticen su validez, fiabilidad, viabilidad y equidad, así como el derecho del alumnado a ser evaluado con plena objetividad, una finalidad a la que contribuye directamente la estandarización.