Info Cantabria

Cantabria avanza “con paso firme” en el apoyo a la humanización de la asistencia al nacimiento y la lactancia materna

54590 visitas

Compartir noticia en:

 

Santander – 04.10.2021

Cantabria avanza “con paso firme” en la protección y promoción de la lactancia materna, todo ello enmarcado dentro de la Estrategia internacional IHAN (Iniciativa para la Humanización de la Asistencia al Nacimiento y la Lactancia) promovida por la OMS y UNICEF. Por eso, hace poco más de un año, en junio de 2020, el Servicio Cántabro de Salud (SCS) constituyó la Comisión de Lactancia Materna, en la que participan profesionales de todas las gerencias y representantes de grupos de apoyo a la lactancia. Dicha Comisión se enmarca en el área de cuidados, uno los pilares de las políticas de salud esta legislatura, que busca una relación más cercana con la ciudadanía poniendo el acento en la prevención y el autocuidado.

Ha sido la gerente del SCS, Celia Gómez, junto al presidente de la Comisión y pediatra del Hospital de Laredo, Víctor Canduela; la presidenta de la Comisión de la IHAN en Valdecilla y neonatóloga de este hospital, Pilar Gortázar, y la secretaria de la Comisión IHAN de Atención Primaria y matrona, Marta Gómez Oti, quienes han presentado hoy los primeros avances de la Comisión. Además, mañana, martes, el SCS aprobará una normativa de lactancia materna, elaborada por la propia Comisión, que recoge las recomendaciones, consideraciones y elementos a tener en cuenta en los centros asistenciales de Cantabria en relación a la lactancia materna.

Y se ha hecho precisamente hoy para aprovechar que estos días se celebra la Semana Europea de la Lactancia Materna, que con el lema ‘proteger la lactancia materna, una responsabilidad compartida’, se centra este año en evitar la discriminación de las madres lactantes en todos los ámbitos. Se trata de fomentar el apoyo social y comunitario a las madres, así como políticas equitativas de igualdad y programas sociosanitarios basados en la evidencia.

En definitiva, ha dicho Celia Gómez, esta semana ha de servir para recordar cuáles son los beneficios de la lactancia materna, de sobra conocidos, como proteger al bebé de enfermedades comunes tanto a corto como a largo plazo o reducir el riesgo de las madres de padecer cáncer y otras enfermedades. Además, supone un ahorro enorme para las familias y produce un beneficio ambiental para el planeta, entre otras muchas ventajas.

20 años de camino recorrido en pro de la lactancia materna

Por su parte, Víctor Canduela ha recordado que estas iniciativas no son nuevas ya que, desde hace 20 años, el Hospital de Laredo, del que es pediatra, se sumó al programa que presenta “las mejores pruebas científicas para la alimentación de los bebés” y que es la IHAN. A día de hoy, el Hospital de Laredo ya tiene la acreditación (en 2007) y la reacreditación (en 2018), que es un documento internacional que lo certifica como centro sanitario que protege, promociona y apoya la lactancia materna desde el nacimiento

El objetivo que se persigue es, según Canduela, informar adecuadamente a las madres durante el embarazo sobre cuáles son las mejores formas de alimentar a sus bebés, para que tengan toda la información necesaria a la hora de tomar sus propias decisiones. “Todo ello con gran respeto, sea cual sea la decisión final de la madre”, ha dicho el pediatra.

Además, Canduela ha hecho hincapié en la importancia del cumplir el código de comercialización de sucedáneos de la leche materna, que promueve la IHAN, para evitar la presión comercial e industrial a las familias y a los profesionales sanitarios.

Valdecilla, desde 2017

Por su parte, Pilar Gortázar, ha destacado que, desde que Valdecilla forma parte de la iniciativa IHAN actualmente acreditado en Fase 2-D, las tasas de lactancia materna exclusiva han aumentado más de 15 puntos. Ese crecimiento, en un hospital de referencia como es Valdecilla, que atiende cerca de 3.000 partos al año, supone un “motor de cambio”.

A ello, sin duda, ha ayudado la creación de una comisión multidisciplinar que implica a profesionales de varias áreas, no sólo de la materno-infantil, que ya de por sí aglutina a más 400 personas. Además, ha contribuido la aprobación de un ambicioso plan de formación y los siete grupos de mejora con más de 100 profesionales, que trabajan en protocolos y cambios en las prácticas asistenciales en las áreas más estratégicas, donde puedan ser atendidas las madres de lactantes.

“Se notan los resultados”, ha dicho Gortázar, que ha añadido que “la humanización y el apoyo a la lactancia” se ha impregnado en todo el hospital y la implicación de los profesionales en la atención a las madres de lactantes es progresiva y “va a más”. Gortázar ha hablado también de la importancia de la proliferación de salas de lactancia para pacientes y profesionales y de la clínica de lactancia, dependiente del Servicio de Pediatría, atendido por expertos que ayudan a las madres con especiales dificultades con la lactancia.

Cinco centros de salud de Cantabria, a las puertas de optar por la acreditación

“La Atención Primaria es el eje fundamental en la promoción, mantenimiento y apoyo a la lactancia materna”. Por eso, el objetivo es que los 42 centros de salud de la región se sumen a la iniciativa IHAN.

De hecho, Marta Gómez Oti ha asegurado que, al menos cinco, ya están preparados para optar a acreditarse en la primera fase. Se trata de los centros de salud ‘Altamira’, ‘Dobra’, ‘Campoo-Los Valles’, ‘Bezana’ y ‘El Alisal’, aunque no se descarta que se unan más en los próximos meses. Aunque la acreditación de los centros de salud es de carácter individual, el SCS trabaja en una propuesta conjunta que facilite el arduo trabajo que supone comenzar la iniciativa.

La meta es “ir mejorando poco a poco la atención que se presta a las madres de lactantes”, alcanzar con ello prácticas de excelencia y apoyar a los profesionales para que cuenten con más herramientas que logren esa mejora, ha dicho Gómez Oti.

Acreditación IHAN, antes Hospital Amigo del Niño

La acreditación IHAN es una iniciativa creada en 1991 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF, denominada inicialmente Iniciativa Hospital Amigo del Niño (Baby Friendly Hospital Initiative), para animar a los centros sanitarios a adoptar prácticas que fomenten la maternidad informada y el apoyo de la lactancia materna. Actualmente, la acreditación de los centros se realiza por fases, y hay un total de cuatro: descubrimiento, desarrollo, difusión y designación.

En España, tal y como ha recordado Víctor Canduela, hay 130 hospitales registrados como ‘Hospitales IHAN’, pero solo 20 de ellos, incluido Laredo están acreditados. Otros hospitales, como Valdecilla, están en camino, ya que en el año 2019 obtuvo ya la certificación de la segunda fase (Fase 2D ‘Desarrollo’), la mitad del proceso para la acreditación definitiva en el programa. Además, hay 13 centros de salud acreditados en toda España y otros 200 que se han adherido a la iniciativa.

La acreditación IHAN no fácil, es un proceso complejo que necesita poner en marcha una estrategia detrás de la cual hay mucho esfuerzo, ya que exige cumplir unos requisitos estructurados en 10 pasos (7 si se trata de centros de Atención Primaria), que involucran a todo el personal del centro y que precisan una apuesta firme por parte de la dirección del centro y del resto de autoridades sanitarias.

Además, hay que superar con éxito un arduo sistema de evaluación que realizan auditores externos sobre la calidad asistencial que reciben las madres lactantes en el hospital y que se debe mantener y mejorar con el tiempo, por lo que los centros acreditados IHAN se erigen como los mejores hospitales y maternidades del mundo.

Qué significa la acreditación IHAN

El certificado IHAN implica que en el centro acreditado se permite a las madres la elección informada de cómo alimentar a sus recién nacidos. Además, se apoya el inicio precoz de la lactancia materna, promoviendo su exclusividad en los 6 primeros meses de vida y se integra la humanización en la atención a la madre y al bebe tanto en el nacimiento como en estadios posteriores.

La certificación IHAN exige una revisión periódica de las condiciones y un esfuerzo continuo para mantener las buenas prácticas, para que cada hospital acreditado siga cumpliendo todos los requisitos y preste una asistencia de la máxima calidad. Los hospitales IHAN deben trabajar con el método de gestión de la calidad PDCA (planear, hacer, comprobar, analizar) en un ciclo de mejora continua.

La acreditación IHAN está reconocida por la Comisión Europea, que recomienda su implementación; por la Asamblea Mundial de la Salud y las Naciones Unidas. De hecho, esta última ha incluido la lactancia materna entre las metas nutricionales 2030 en el Marco para la Monitorización Nutricional Global y en los objetivos de desarrollo Global.

Además, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas lo incluye como un derecho de la infancia (1991) a su mejor salud, desarrollo, alimentación y seguridad alimentaria y como un derecho de la mujer (2016) a tener un parto respetado, a mejor salud, a que nadie interfiera en su derecho de amamantar y a que sus derechos reproductivos no interfieran con el derecho al trabajo, a un ambiente que favorezca el amamantamiento y a una información veraz libre de intereses.

Diez pasos para la acreditación definitiva

Para facilitar el trabajo a los centros sanitarios, el programa IHAN plantea un sistema de acreditación por fases que implica un cambio estructural en las rutinas organizativas de hospitales y maternidades, formación de los profesionales implicados y establecer protocolos de actuación concretos.

El primer paso establece que el centro debe disponer de normativa escrita de lactancia que se ponga en conocimiento de todo el personal de forma sistemática, que deberá, como segundo requisito, estar perfectamente capacitado para poner en práctica dicha normativa e informar a todas las embarazadas acerca de los beneficios que ofrece la lactancia materna y cómo ponerla en práctica.

El cuarto estadio implica ayudar a las madres a iniciar la lactancia tan pronto como sea posible después del nacimiento, para lo que es imprescindible colocar a los recién nacidos en contacto piel con piel con sus madres inmediatamente después el parto, así como enseñarlas a reconocer cuando sus bebés están listos para amamantar.

Establece el protocolo de acreditación que también es necesario enseñar a las madres cómo amamantar y cómo mantener la lactancia, incluso si tienen que separarse de sus hijos; permitir que madre y recién nacido permanezcan juntos las 24 horas del día y alentar a las progenitoras a que amamanten a demanda.

Solo leche materna

Además, los hospitales IHAN se comprometen a no dar a los recién nacidos otro alimento o bebida que no sea leche materna si la madre así lo desea, a no ser que esté médicamente indicado, ni ofrecer a los niños alimentados al pecho biberones, tetinas o chupetes.

Por último, se debe fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural, procurar que las madres se pongan en contacto con ellos y ofrecer recursos de apoyo en su área de residencia.

Además, un hospital IHAN debe cumplir con el Código Internacional de comercialización de sucedáneos de lecha materna; ofrecer una asistencia al parto acorde con la Estrategia de Atención al Parto Normal del Sistema Nacional de Salud (SNS); y proporcionar información de calidad y apoyo a las madres que decidan no amamantar.