Info Cantabria

La última estafa en los anuncios de alquiler de viviendas

55208 visitas

Compartir noticia en:

 

Un anuncio falso, una usuaria en busca de alquiler, una tensa conversación por WhatsApp y una línea de crédito con la que hicieron compras por 9.340 euros forman parte de este fraude con final feliz. Y esta historia es también ejemplo del sofisticado proceder de los timadores en los portales inmobiliarios y de la importancia de la información para no caer en la trampa.

“Cuanto más informados estamos de estos procedimientos fraudulentos, más alerta estamos y más difícil es caer en sus engaños y entregar información a la persona errónea tan comprometida como un DNI”. Así lo cree Ruth García Ruiz, técnico de Ciberseguridad para Ciudadanos de Incibe (Instituto Nacional de Ciberseguridad), que asegura que el conocimiento es básico para no caer presa de timos como el ocurrido a una vecina de Valencia capital.

Un cebo que todos podemos morder

Todo comenzó el pasado 19 de octubre con una búsqueda en idealista.com de pisos en alquiler. Hripsime Avetisyan, española de origen armenio analista fiscal de profesión, se interesa por un anuncio de un piso por 750 euros en la calle Denia de Valencia, un precio de mercado para una vivienda de 64 m2 con un dormitorio en el barrio de Ruzafa.

Respondiendo al anuncio, la interesada llama al teléfono facilitado pero no es atendida en ese momento. A partir de ahí, los timadores se ponen en contacto por WhatsApp, canal de comunicación utilizado durante todo el proceso por parte de sus dos interlocutores, David y Sofía, supuestos miembros de la agencia inmobiliaria encargada de gestionar el piso.

Desde el primer momento, ambos advierten a Ripsi (adaptación al castellano de Hripsime) de que el piso era altamente demandado y se iba a hacer un estudio previo de garantía de pago para valorar a los candidatos. Con esta justificación se solicita DNI, nómina y recibo domiciliado.

Previo al envío y consciente de que se trata de información sensible, Ripsi había consultado con su amiga con experiencia en el sector inmobiliario: “No es lo más habitual, pero en ocasiones con viviendas con alta demanda sí se hace”, había recibido como respuesta.

“Cuando ves un piso que te encanta, te ciegas un poco, quieres convencerte de que todo va a ir bien. Me habían dado la dirección de la agencia e invitado a pasar cuando quisiera”, explica Ripsi.

Escasos minutos después de haber enviado la documentación, Ripsi recibe una llamada de su amiga advirtiéndole de que el anuncio del que habían estado hablando había sido suspendido del portal inmobiliario. En su lugar ahora figuraba la leyenda de ‘¡Ojo! Anuncio sospechoso’, con que el portal filtra posibles ofertas fraudulentas.

La interesada pide explicaciones a Sofía para saber qué estaba ocurriendo. Como respuesta Sofía envía el siguiente mensaje: “Porque tenemos muchos candidatos a la vista. Sois más de 20 personas las que queréis el piso”.

Ante la insistencia de una Ripsi cada vez más alertada, Sofía responde poco después desafiante: “Perdone pero es que no le quiero incomodar, pero no nos está dejando trabajar. Usted nos contacta por la app y por teléfono, la atendemos por teléfono y le contactamos por wasap, si quiere véngase y si no espere a mañana que el seguro nos habrá dado una respuesta [alude al estudio sobre su solvencia financiera] y podremos realizar la visita si todos sus datos son verídicos, porque su perfil es el tipo que quiere nuestro cliente! Estate tranquila”.

Compras ilegales por 9.340 euros

A partir de este momento resumimos un proceso que fue enredado, y en el que –para fortuna de la interesada– los estafadores demostraron cierta impericia. La voz de alarma se destapa cuando en la dirección que figura en el DNI de Ripsi (la de un primo), se recibe una bicicleta de alta gama. Su familiar le advierte inmediatamente, sorprendido por esta compra de 7.500 euros, de la que solo por error de los estafadores ha tenido constancia a tiempo. Además, en el albarán de compra figura uno de los dos teléfonos que la supuesta agencia había utilizado en las comunicaciones con Ripsi.

Cada vez más alarmada, contacta personalmente con la Inmobiliaria Igarka, en la que Sofía le había asegurado trabajar tras una nueva petición de explicaciones. En conversación con su propietaria, Nora García confirma lo que Ripsi temía: no tenían el citado piso en alquiler y nunca habían trabajado las dos personas de las que hablaba. Desvelada la estafa, deciden acudir juntas a las autoridades para poner la denuncia pertinente.

Pero a Ripsi aún le quedaba descubrir cómo habían utilizado sus datos. Tirando del hilo del albarán de compra de la bicicleta, contactó con el proveedor y supo que la compra había sido financiada por Cetelem. En contacto con esta firma de crédito al consumo, descubre que con el mismo préstamo se había pagado un portátil MacBook por 1.840 euros.

La rápida actuación de Ripsi permitió devolver la bicicleta y paralizar el envío del ordenador: “Si no me hubiera enterado, al siguiente mes me hubieran pasado el primero de los recibos de más de 700 euros, pero aún hoy no sé qué sorpresas me esperan. Desconozco si han hecho otro tipo de operaciones, y no me queda otra que consultar al Banco de España todos los meses para comprobar con qué entidades tengo préstamos y así poder tener un control”.

Qué dicen los expertos

“Acostumbran a dar de alta un perfil de usuario legítimo con el que pueden publicar uno o varios anuncios en los que utilizan fotos bonitas reales cogidas internet, y aunque no ocurre así en este caso, normalmente con un precio por debajo del mercado de gancho”.

Desde Incibe, explica el modus operandi habitual en este tipo de estafas en portales inmobiliarios Ruth García Ruiz, que desgrana varios consejos para mantener alto nuestro muro defensivo como usuarios, no sin antes recordar que existe el teléfono 017, además de otros canales de ayuda, al servicio de cualquier ciudadano.

Qué hacer antes y durante el primer contacto

García Ruiz comenta la preferencia de los estafadores por mostrar viviendas con decoración minimalista en colores claros, “que es lo que atrae más a la gente joven”. “La clave está en identificar previamente estos anuncios maliciosos porque una vez entregados los datos pueden hacer mucho daño con ellos”.

  • Los timadores suelen utilizar plataformas online de prestigio, “porque ofrecen una seguridad añadida al usuario”.
  • “Hay que revisar bien el nombre de la empresa o datos del propietario, para entender con quién se está tratando. Se debe desconfiar de anuncios mal redactados, lo que demuestra falta de profesionalidad o la utilización de un traductor automático. También se debe analizar las fotos, incluso utilizando aplicaciones como Google Imágenes, que permite saber si se están utilizando en otros anuncios que no tienen nada que ver con el nuestro. Conviene ver qué comentarios tiene el usuario y desconfiar si no tiene ninguno”.
  • “Hay que tener en cuenta que el timador una vez hecho el primer contacto, rápidamente va a tratar de derivar la conversación fuera de los canales oficiales de la plataforma, normalmente a WhatsApp”.
  • “En ocasiones también pueden facilitar enlaces maliciosos para hacerse con nuestros datos, por ejemplo, justificando el pago de una fianza remitirnos a una falsa plataforma de transacciones”.
  • “Estar atentos a cualquier tipo de solicitud que se salga de lo habitual, como cuando dicen que están en el extranjero y no pueden enseñar el piso”.

Qué hacer si hay sospechas

“Cuando hay indicios de fraude”, continúa García Ruiz, “se puede tomar algunas iniciativas para ayudarnos a entender lo que está pasando, pero siempre guardando todas las evidencias posibles de los diferentes contactos que mantenemos. Este punto es esencial en el caso de que finalmente haya que presentar una denuncia”.

Para estos casos en que el usuario tiene dudas, “si hablamos con el dueño se puede dar la vuelta a la tortilla, y pedir que nos demuestre que es el propietario. En otros casos, se puede solicitar más fotos para ver qué nos envían, o hacer alguna petición inusual. Por ejemplo, que pinten las paredes de un color turquesa o decir que quieres un arcón de congelados en la cocina, de lo que se trata es de observar cómo reaccionan, porque si no ponen trabas a una petición inusual, la sospecha será más alarmante”.

Qué hacer si has caído en la trampa

Además de poner en orden todas las evidencias posibles de que has sido víctima de fraude, presentar una denuncia a la autoridad. Este paso es necesario para luego entregarlo a las empresas donde hayan podido hacer las compras o tramitar el crédito al consumo, como en el caso del que hablamos. Esta es la única vía para demostrar que han suplantado tu personalidad”.

Otra de las recomendaciones de la técnica del Incibe, es la que se conoce como ‘egosurfing’. “Puedes hacer uso de cualquier buscador, tipo Google, para saber qué información tuya hay. Se trata de escribir nombre y apellidos, DNI, correo electrónico o algún otro dato que figure en la documentación con que se hizo el delincuente y comprobar que no se han creado perfiles falsos o utilizado los datos en contra de nuestra voluntad. En caso de que así sea, hay que solicitar que se retire la información y hacer una denuncia”.

Qué pueden hacer las agencias inmobiliarias

En cuanto a las empresas, en este caso las agencias inmobiliarias que los estafadores suplantan o utilizan como reclamo durante los contactos para trasladar confianza al estafado, García Ruíz considera que no se puede hacer mucho.

“Por desgracia cualquiera puede ser suplantado. Robar la imagen corporativa de cualquier agencia inmobiliaria para crear perfiles falsos es relativamente sencillo, y poco se puede hacer. De nuevo una buena recomendación es hacer ‘egosurfing’: “Tienen que revisar si hay perfiles falsos, incluso en las plataformas en las que están alojados. Aunque ellos no sean responsables del fraude, su reputación se ve perjudicada, y cuanto antes se den cuenta, menos daño se hace. Otra medida para las plataformas que tienen sistema de verificación de perfil, es solicitar esa insignia que indica al usuario que está tratando realmente con la empresa que quiere”.

Los consejos de idealista

Desde idealista se reconoce la dificultad de protegerse frente a unos fraudes con muy diferentes procedimientos de actuación. Pese a ello se ha diseñado “un conjunto de herramientas y procedimientos que minimizan todo el posible impacto de una hipotética actividad delictiva. Contamos con un equipo de calidad que se mantiene en constante escucha de los avisos que nuestros usuarios nos mandan a través de los propios anuncios, twitter o cualquier recurso a mano. Además, estamos en contacto permanente con las fuerzas y cuerpos de seguridad para perseguir estos delitos”.

También se recuerda a los propietarios y empresas usuarios la importancia de “no facilitar nunca y por ningún medio los datos de acceso, ni el código de validación que se recibe por SMS tras publicar el anuncio. Y cuando llegues a una página en la que debes insertar tus datos de acceso, comprueba que lo haces a través de una página segura, por ejemplo que la dirección empieza por https://www.idealista.com/. No te fíes nunca de ninguna otra dirección que no comience así. Ser estricto con esto te ahorrará muchos sustos”.