Info Cantabria

“Tenemos que hacer un gran esfuerzo, pero podemos salvar el planeta”, según la experta Amaya Lobo

7313 visitas

Compartir noticia en:

 

“La ganadería tiene recorrido para reducir los gases de efecto invernadero sin afectar al consumo y, por tanto, sin afectar a la economía del sector”, dice la docente que dará la próxima charla de los Curso de Verano de la UC

“Cantabria está haciendo casi todo lo que se puede hacer dentro de las cosas que se pueden hacer para evitar que los residuos causen contaminación de las aguas y de los suelos, pero también emisión de gases de efecto invernadero”. Así de claro lo tiene la profesora Amaya Lobo García de Cortázar, que protagonizará la próxima charla de los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria (UC) en la sede de Santa Cruz de Bezana.

Positiva pero precavida, la experta cree que “todo es mejorable”, pero que nuestra comunidad autónoma camina en la buena dirección: “Ya se están dando los pasos que se deben dar. Tenemos que hacer un esfuerzo grande, pero podemos salvar el planeta”. En su opinión, “desde el punto de vista de los residuos lo que podemos hacer es intentar no producirlos. Intentar que no tengamos que gestionarlos, que no tengamos que cuidar de los vertederos, o hacer plantas de reciclaje. Evitarnos eso, no llegar a producirlos”.

Preguntada por la polémica en torno a la producción y el consumo de carne y su impacto en el planeta, Amaya Lobo García de Cortázar opina que “reducir el consumo de carne, efectivamente, ayudaría a reducir gases de efecto invernadero”, pero que “la realidad es que todavía la ganadería tiene recorrido para reducir los gases de efecto invernadero sin afectar al consumo y, por tanto, sin afectar a la economía del sector”.

Sobre la cuestión ‘comer, no comer o reducir las veces que se come carne’, la experta en residuos de la UC cree que hay que actuar en dos frentes: “mejorar la eficiencia del sistema y, si queremos cambiar hábitos de consumo, pues también podemos hacerlo. Pero [dejar de comer carne] no es lo único que se puede hacer. Aunque la gente no deje de comer carne, se puede reducir el impacto de la ganadería sobre el medio ambiente”.

Y, ¿qué hay de la pesca? “Desde el punto de vista de la investigación se está generando mucha información sobre el impacto de los distintos sectores [sobre el medio ambiente]. La información que hay ahora, con la que ahora mismo contamos, respecto al sector de la pesca en comparación con el de la ganadería es que el impacto [sobre el planeta] es mucho menor en el sector de la pesca que en el ámbito de la ganadería”, ha analizado Amaya Lobo García de Cortázar.

“Desde ese punto de vista nos tendríamos que animar a comer más pescado, aunque ya consumismo bastante. Pero bueno, lo mismo. Cada uno tendrá que poner en la balanza distintos intereses. Mi objetivo va a ser dar información. Luego cada uno que asuma las consecuencias de sus actos”, concluyó.

RESIDUOS Y CAMBIO CLIMÁTICO

“En mi charla voy a hablar sobre residuos y cambio climático. Voy a intentar explicar cómo los residuos contribuyen al cambio climático y qué podemos hacer para remediarlo”, ha explicado Amaya Lobo García de Cortázar que, el martes, 13 de julio, estará hablando de residuos y cambio climático en el Aula Ambiental Costa Quebrada de Soto de la Marina de en Santa Cruz de Bezana (19:30 horas, entrada gratuita).

No solo eso. “Además vamos a descubrir que se están haciendo un montón de cosas”, asegura la profesora de la UC. “Como sociedad estamos haciendo un montón de cosas para evitar los gases de efecto invernadero que son lo que, desde el punto de vista de los residuos, contribuye al cambio climático. Pero todavía nos quedan algunos pasos que dar y para eso tenemos que ponernos las pilas”.

PAJITAS Y PLOGGING

Preguntada por las corrientes antiplástico, desde los ‘activistas’ en contra de la utilización de pajitas hasta los que practicanplogging-una modalidad de running original de Suecia que consiste en correr recogiendo la basura que se va encontrando por la carrera-, la profesora comenta: “Como en todo siempre hay modas, y el peligro de las modas es que se vea como radical por la gente que no se ha sumado a cada corriente que aparece”.

Pero que no convenga dejarse llevar por modas más o menos pasajeras, no significa que no convenga que cambiemos ciertos hábitos. “La realidad es que tenemos que cambiar mucho nuestras costumbres. Probablemente no sea necesario destruir ahora mismo todas las pajitas de plástico que hay en el mundo, pero sí intentar empezar a beber sin pajita. Esto como ejemplo. O intentar no consumir tres envases para llegar a comernos una pequeña cantidad de cereales en el desayuno. Ese tipo de cosas las tenemos que hacer, aunque parezcan muy radicales desde nuestra silla”, dice.

La conferencia de Amaya Lobo García de Cortázar se enmarca en la programación de actividades culturales de los Cursos de Verano de la UC, cuyo objetivo es acercar la cultura y el conocimiento a la ciudadanía. La suya es la segunda de una serie de tres ponencias. Antes que ella estuvo hablando de drones inteligentes el catedrático Eugenio Villar Bonet y el profesor Raúl Gómez Varela (6 de julio), y después vendrá Miriam Cubas Morera para responder la pregunta ¿Cómo cambió la agricultura nuestra forma de comer? (20 de julio). Tres citas con entrada libre y gratuita para mantener la mente en forma este verano.