Info Cantabria

Torrelavega, en caída libre

36359 visitas

Compartir noticia en:

 

  • Torrelavega ¿Quién te ha visto y quién te ve?
  • A un paso de convertirse en una ciudad de Tercer Orden

Torrelavega está a 1.598 habitantes de convertirse en una ciudad de Tercer Orden.

Torrelavega tiene actualmente 51.597 habitantes y en los últimos años está perdiendo una cifra de unos 300 habitantes por año.

Si la ciudad baja de los 50.000 habitantes, Torrelavega se vería afectada por una pérdida de servicios públicos, entre ellos la Comisaría de Policía, con un peso político en la región, y también se padecería un notable retroceso en los ingresos de los tributos del Estado.

Pero, ¿está tomando el ayuntamiento las medidas necesarias para que eso no ocurra?

Tenemos la sensación de que no.

Los proyectos que llevan a cabo, los que anuncian y no terminan de hacer y las pequeñas actuaciones urbanísticas que desarrollan no fomentan, en absoluto, el atractivo para nuevos habitantes. Y entendiendo que están en la mitad de legislatura, los planes que aún tengan por presentar, que no por hacer, serán terriblemente cortoplacistas.

Con frecuencia se oye hablar de proyectos que suenan a cuento chino: parque acuático, el resurgir de las minas, etc., y todas esas grandes presentaciones con el paso del tiempo se quedan en eso; incluso hay veces que se lo preguntas a los políticos que lo anunciaron y te miran como diciendo: ¿de qué me hablas?”.

En el ideario colectivo, la gente se mueve en busca de trabajo. Cuando se habla de la economía en general, parece ser que la gente busca trabajos en las ciudades, y que por ello se desplaza hacia ellas. Las ciudades grandes son, por tanto, un reclamo de mano de obra y un generador de talento debido a las nuevas interacciones entre personas que “coinciden”.

Por otra parte, Torrelavega tiene muy cerca poblaciones como Puente San Miguel, Cartes, Polanco o Suances en las que la vida es muy agradable, los impuestos son menores y atraen a mucha gente joven.

Pero analicemos brevemente unos puntos generales de Torrelavega.

La Industria en Torrelavega.

 

Sí, este espacio en blanco resume todas las actividades en los que la corporación pone su esfuerzo por conseguir que Torrelavega vuelva a ser una ciudad industrial.

El Urbanismo en Torrelavega.

De todos es conocida la inclinación de las sucesivas alcaldías para que en esta ciudad no se mueva un ladrillo. Por poner un ejemplo, la Mies de Vega, espacio en el que está prohibido construir desde hace más de cuarenta años, ocupa un amplio espacio de la ciudad sin apenas uso ni urbanización. Para los dueños de las parcelas de esa zona, estos años solo han supuesto gastos de IBI y mantenimiento sin la mas mínima esperanza de poder vender o construir algo en su propiedad. Ni para su uso particular.

Pero en el resto de la ciudad las cosas no han sido muy diferentes.

Pegas y retrasos o negativas en las solicitudes de construcción y Planes Generales Urbanos que no tienen el menor atractivo ni para los constructores ni para los dueños que tengan algún terreno urbano.

Y este punto tampoco tiene, en la actualidad, ninguna posibilidad de mejora.

La Sociedad en Torrelavega.

Gracias a Dios la gente de Torrelavega es una gente pacífica. De eso se han valido durante varias décadas los sucesivos ayuntamientos.

Las personas no son conflictivas, se conforman con vivir en una ciudad tranquila y de esa forma lo hacen también ellos. Pero la población va envejeciendo cada año sin tener la contraprestación de gente joven que acuda a vivir en ella.

Quizás este punto sea el verdadero problema de la ciudad. La falta de reivindicar mejoras de calado, en todos los ámbitos, empezando por el municipal.

Una vez hechos estos pequeños apuntes la pregunta que surge es:

¿Tomará el Ayuntamiento alguna medida para no perder la categoría de Segundo Orden y con ello mantener servicios y subvenciones que garanticen la calidad de vida que los ciudadanos han tenido hasta ahora?

Que cada uno se responda a esta pregunta como lo crea oportuno pero mientras tanto Torrelavega se muere lentamente.