Info Cantabria

Colaboración para la renovación de la cubierta de la iglesia de Santa María de la Asunción de Laredo

8343 visitas

Compartir noticia en:

 

El vicepresidente ha destacado que esta obra ha contado con una inversión de 300.000 euros, financiados a partes iguales por el Gobierno regional, el Ayuntamiento de Laredo y el Obispado de Santander

Santander – 23.12.2021

El vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, ha señalado la renovación de la cubierta de la iglesia de Santa María de la Asunción de Laredo como ejemplo de “colaboración institucional” entre el Gobierno de Cantabria, el Ayuntamiento de Laredo y el Obispado de Santander.

En el acto de inauguración de la nueva cubierta del templo, el vicepresidente ha destacado que esta obra representa la materialización de una vieja aspiración para rehabilitar un Bien de Interés Cultural (BIC) y una de las joyas góticas de la región, acabando con las goteras y humedades que afectaban al edificio.

También se ha referido a la inversión que han supuesto estos trabajos, por importe de 300.000 euros, aportados a partes iguales por las tres instituciones implicadas.

Además de terminar con el deterioro de la cubierta, el vicepresidente ha señalado que esta actuación permitirá preservar y poner en valor el conjunto histórico artístico de la Puebla Vieja de Laredo.

En el acto ha estado acompañado por la alcaldesa de Laredo, Rosario Losa; y el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, que ha también ha resaltado la colaboración de las instituciones y los fieles de Laredo para hacer realidad este proyecto.

Por su parte, Rosario Losa ha valorado como “un día feliz” para el pueblo de Laredo la inauguración de la nueva cubierta de la iglesia de Santa María de la Asunción, refiriéndose a la figura del párroco, Juan Luis Cerro, como uno de los impulsores de esta iniciativa.

Ubicada en el conjunto histórico de la Puebla Vieja, la iglesia de Santa María de la Asunción es uno de los templos más representativos del gótico costero regional, que adopta la tipología de tradición cisterciense borgoñona, con dos órdenes o alturas (arcadas y ventanales), creando espacios amplios de proyección más horizontal que vertical, similar a los existentes en Santoña, San Vicente de la Barquera y la catedral de Santander.

Esta iglesia, declarada monumento nacional por el Gobierno de España en 1931, se integra en el conjunto urbano de la Puebla Vieja compuesto por seis calles en retícula que conformaron el primitivo núcleo poblacional de la villa, con sus murallas y sus puertas.