Info Cantabria

Cantabria destina ayudas para la instalación de agricultores jóvenes

7313 visitas

Compartir noticia en:

 

Santander – 03.06.2021

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publica hoy la resolución de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente por la que se convocan ayudas, por importe total de 7.650.000 euros, para la primera instalación de agricultores jóvenes y la modernización de las explotaciones agrarias en Cantabria en 2021.

Del total del montante, que se aplicará durante los próximos 5 años con la cofinanciación de fondos propios del Gobierno regional, del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y el programa europeo FEADER, la Consejería de Desarrollo Rural aportará 856.720 euros para la primera instalación de agricultores jóvenes, y un total de 1.111.691 euros para planes de mejora.

Esta última cantidad no será necesaria en caso de que la Unión Europea apruebe la financiación de la partida de 4.000.000 euros a través del Instrumento de Recuperación de la Unión Europea (IRUE), a través del fondo FEADER.

En el caso de las subvenciones para la primera instalación de jóvenes agricultores, se trata de ayudas destinadas a favorecer la incorporación de jóvenes al sector agrario de Cantabria en calidad de titular, cotitular o socio de una explotación agraria.

Por su parte, las ayudas para las inversiones en explotaciones agrarias mediante planes de mejora están destinadas a apoyar las inversiones materiales o inmateriales que mejoren el rendimiento global de la explotación agrícola.

En ambos casos, las ayudas tienen la finalidad de contribuir a la mejora de vida y trabajo de los agricultores, al rejuvenecimiento del sector agrario, la mejora de las estructuras y la adaptación de las explotaciones, la mejora de la competitividad y la protección del medio ambiente.

Como requisito para solicitar las ayudas de primera instalación, los beneficiarios deberán acreditar, antes del primer plazo de pago de la ayuda, capacitación profesional suficiente en el momento de la instalación o comprometerse a adquirirla en un plazo máximo de 36 meses contados a partir de la fecha de justificación de la ayuda.

También han de estar de alta en el Sistema Especial para trabajadores por cuenta propia agrarios del Régimen Especial de Trabajadores Autónomas y en Hacienda, así como cumplir con las normas mínimas en materia de medio ambiente, higiene y bienestar de los animales; instalarse en una explotación agraria o ganadera; tener capacitación profesional y viabilidad económica, así como el resto de requisitos que exige la normativa para estos casos.

Podrán ser beneficiarios de un plan de mejora las personas físicas o jurídicas que, en el momento de la presentación de la solicitud, sean titulares de una explotación agraria radicada en Cantabria y cumplan la condición de un agricultor activo.

También han de presentar un plan de mejora; acreditar alta censal en Hacienda y en el sistema especial para trabajadores por cuenta propia agrarios del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos; cumplir con las normas mínimas en materia de medio ambiente, higiene y bienestar de los animales; ser agricultor profesional; tener capacitación profesional y viabilidad económica, así como el resto de requisitos que exige la normativa para estos casos.

No podrán concederse simultáneamente a un mismo solicitante las ayudas de primera instalación de agricultores jóvenes y los planes de mejora respectivamente.

Las solicitudes de ayuda irán dirigidas al consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y se podrán presentar durante un máximo de nueve meses a contar desde mañana, no pudiendo superar en ningún caso la fecha límite del 15 de noviembre de 2020.

Las solicitudes se presentarán en la aplicación de Gestión de Ayudas de Modernización (GAMO) de manera telemática, firmada electrónicamente, avanzando hacia la administración electrónica.

Apoyo al sector

El titular de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco, ha destacado la importancia de estas ayudas para seguir contribuyendo a promover el crecimiento del sector primario como un activo socioeconómico de vital importancia para el desarrollo del medio rural que, en su opinión, “tiene que volver a estar en el centro de la economía regional”.

Para ello, ha defendido las políticas de desarrollo rural que desarrolla el Gobierno de Cantabria con actuaciones encaminadas al rejuvenecimiento del sector agrario, la renovación de las estructuras y explotaciones agrarias, el fomento de la competitividad de los ganaderos y la colaboración en la protección del medio ambiente.

En su opinión, este tipo de ayudas son “fundamentales” para que los agricultores y ganaderos de la región se adapten a los retos que entraña el cambio climático, posicionen al producto en la cadena de valor, puedan innovar e implementar nuevos sistemas de producción adaptados a las exigencias climáticas.

También ha reafirmado el compromiso de su departamento de seguir apoyando y complementando la renta de los agricultores y ganaderos cántabros, así como colaborar en la protección del medio ambiente.

“El medio rural está inmenso de potencialidades que debemos aprovechar y la mejor manera de sacarle rendimiento es ayudar a los profesionales de la agricultura y ganadería a afrontar los retos del sector”, ha afirmado Blanco.

Finalmente, ha insistido en su empeño de seguir reclamando un mayor apoyo a la Unión Europea para que los agricultores y ganaderos cántabros “reciban las ayudas que se merecen” y ha incidido en la necesidad de que el reparto de los fondos comunitarios de la nueva Política Agraria Común (PAC) refleje la situación de los ganaderos y agricultores de Cantabria y tenga en cuenta las peculiaridades de la Cornisa Cantábrica.