Info Cantabria

Colaboración entre las fundaciones La Caixa y ENAIRE en las Naves de Gamazo

32445 visitas

Compartir noticia en:

 

La exposición de arte contemporáneo ‘Mírame’, está integrada por 24 obras que incluyen fotografías, pintura, escultura e instalación.

El espacio de las Naves de Gamazo se ve reforzado con la muestra ‘Mírame: Retratos y otras ficciones en la colección de Arte Contemporáneo Fundación La Caixa’, que podrá visitarse hasta el 25 de septiembre.

Un espacio cultural de las Naves de Gamazo que a punto de cumplir su primer aniversario de apertura ha registrado más de 45.000 visitantes a las exposiciones del arte más actual.

La exposición, sin duda, se trata de una de las grandes citas culturales de la temporada estival de Santander y Cantabria,y está compuesta por trabajos de grandes artistas, entre los que figuran la fotógrafa Cindy Sherman, la artista española Esther Ferrer, el icónico Jean-Michel Basquiat, y el artista multimedia Bruce Nauman, entre otros.

A la inauguración de la exposición han acudido la directora de la Fundación ENAIRE; Beatriz Montero de Espinosa; la delegada territorial en Cantabria de la Fundación La Caixa, Irene Agudo; y la jefa de colecciones de arte de la Fundación La Caixa y comisaria de la exposición, Nimfa Bisbe.

Beatriz Montero ha señalado que esta exposición permite disfrutar de alguna de las obras más importantes de la colección La Caixa y de una selección de artistas internacionales fundamentales e imprescindibles en la creación contemporánea.

En la misma línea, Irene Agudo ha apuntado que esta muestra responde a la colaboración entre la Fundación La Caixa y ENAIRE, que entienden la cultura como una herramienta de diálogo e integración social.

Nimfa Bisbe ha explicado que ‘Mírame’ examina el género artístico del retrato en el arte contemporáneo a través de una selección de obras que forman parte de la Colección de Arte Contemporáneo Fundación La Caixa, que reúne más de mil trabajos desde su creación en 1985.

El arte, ha comentado, que retratar no es reproducir, sino representar y crear una imagen. Un propósito al que se ajusta esta exposición, ha apuntado, que hay que mirar detenidamente y que muestra los trabajos de relevantes artistas que investigan cómo la cultura, dominada por la tecnología y la imagen, afecta a la representación de la identidad.

En este objetivo, la exposición se estructura en cuatro ámbitos que abarcan la emoción a escena, máscaras y otras ficciones, las convenciones de la identidad y la memoria del rostro.