Info Cantabria

La directora general de Google España se muestra a favor de la reforma fiscal del G-7, que hará pagar un impuesto mínimo del 15 % a las multinacionales

48204 visitas

Compartir noticia en:

 

Fuencisla Clemares, directora general de Google en España y Portugal, ha celebrado que las conversaciones del G-7 sobre la reforma fiscal que afectará a las grandes multinacionales “avancen” y ha asegurado que se adaptarán y apoyarán la reforma “independientemente de lo que le pase a nuestra cuenta de resultados”.

Así lo ha afirmado Clemares durante la segunda jornada del XXXVIII Seminario de la APIE. La economía de la pandemia, parte de la programación de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), añadiendo que la empresa no tiene “estimado el coste de la reforma”, pero que está a favor de “un sistema fiscal más equitativo entre países”.

La reforma, anunciada hace unas semanas, plantea que las empresas que tienen al menos un margen de beneficio del 10 % paguen un impuesto mínimo del 15 % en cada país en el que operen.

Además, ha asegurado que Google “no tiene ningún monopolio” como motor de búsqueda y ha apuntado a la red como un espacio “muy competitivo”. “El 28% de las búsquedas se dan en buscadores generalistas, mientras que el 72% se da en páginas de vuelos o restaurantes especializados”, ha apuntado Clemares.

La España del futuro

La experta ha llamado a “abrazar la digitalización” y ha reflexionado sobre las consecuencias de la pandemia en los hábitos de consumo. “Con todo lo que hemos aprendido pensemos en qué país queremos tener los próximos 30 años”, ha apuntado la directiva.

En este sentido, Clemares ha asegurado que Google está “alineado con el plan 2025 del Gobierno de España” y ha destacado la colaboración con el Ejecutivo, que ha diseñado, en su opinión “un plan holístico y muy ambicioso”.

Para Clemares, la pandemia ha mostrado que es el momento de dar el impulso definitivo a la digitalización. “En nuestra opinión los modos de consumo ya han cambiado”, ha señalado la experta, apuntando al crecimiento del eCommerce, hasta un 40% en España, o el uso de datos móviles, que en estos momentos es más intenso que en los meses del confinamiento.

“La tecnología nos ha ayudado a trabajar, comunicarnos y entretenernos en los meses más difíciles de la pandemia”, ha apuntado Clemares, que ha citado que según sus datos “en la actualidad el 88% de la población española está conectada, mientras que en 2010 era apenas un 50%.”

“La digitalización es una fuente de creación competitiva y de riqueza y, herramienta clave para la inclusión y el bienestar social”, ha asegurado la directiva.

No dejar atrás a las pymes

La experta ha alertado de las dificultades en el proceso de digitalización, llamando a no dejar “a nadie atrás”, en concreto, a las pymes y a los colectivos más vulnerables.

En el caso de las pymes, Clemares ha señalado la importancia de estas empresas en el tejido empresarial español, en comparación con otros países, donde las grandes empresas tienen una mayor importancia, como Alemania. Esto genera una disrupción, porque, de acuerdo con la experta, las microempresas tienen mayores dificultades para acceder a la digitalización. “En unos años será una gran ventaja competitiva”, ha aventurado.

“Solo el 7 % de las microempresas usa inteligencia artificial en España, unos datos en línea con el resto de Europa, aunque si hablamos de empresas grandes, sube a un 18 %”, ha apuntado.

Estas desigualdades, ha alertado, se podrían ver “especialmente en las mujeres, que al no estar tan presentes en formaciones técnicas (apenas un 25% en España) podrían ver aumentada la brecha de género” debido a la necesidad de adaptarse a los entornos cada vez más tecnológicos.

La prevención

La directiva ha advertido también del enorme riesgo que trae, junto a la. “En 2020 hubo 133.000 ciberataques, un 24 % más que el pasado año”, ha señalado, añadiendo que la previsión de la empresa es que estos delitos” seguirán aumentando”.

“Ahora mismo hay dos millones de empresas no protegidas, y cada ataque tiene un coste medio de 35.000 dólares”, ha apuntado la experta. “Hay que trabajar en paralelo con el desarrollo de la digitalización”, ha pedido.