Info Cantabria

“Los cibercrímenes multiplicarán sus posibilidades en cinco años”

30900 visitas

Compartir noticia en:

 

El avance imparable de las nuevas tecnologías multiplicará las posibilidades de los delitos informáticos en un plazo de cinco años, lo que dará pie a una mayor facilidad para la suplantación de identidades y el hurto de documentación vulnerable.

Así lo ha avanzado este miércoles la inspectora y experta en ciberseguridad Silvia Barrera, quien ha participado como ponente invitada en la segunda jornada del XIV encuentro de la Policía Científica, parte de los cursos de verano organizados por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

“Esto va a ir creciendo cada vez más, la inteligencia artificial está despegando y eso va a posibilitar que las bandas organizadas de cibercrimen puedan realizar modificaciones de voz, de reconocimiento facial y otras biométricas con las que suplantar identidades y acceder a datos personales”, ha dicho Barrera, quien ha advertido de que, por pura estadística, “antes o después todo el mundo será víctima de algún tipo de ataque, ya sea en forma estafa, amenaza o robo de información” a causa la expansión y el desarrollo digital.

En este sentido, la inspectora ha puesto el foco sobre la pandemia, un fenómeno que “ha hecho que muchas empresas y particulares se hayan visto obligadas a trabajar por internet sin tener en cuenta los riesgos que esta modalidad implica, al tiempo que otros lo hayan percibido como una oportunidad de negocio para lucrarse a través de la ciberdelincuencia”.

En lo que se refiere al perfil de los atacantes, Barrera ha puntualizado que, en el caso de quienes se dedican al ransomware o búsqueda de información sensible con fines patrimoniales, “se trata de bandas estructuradas y complejas compuestas por personas con altos conocimientos informáticos que buscan y estudian objetivos y por miembros que, aun sin las nociones necesarias, buscan víctimas de cualquier tipo de las que obtener un retorno económico”. “Además, la crisis económica ha abocado a que mucha gente lo convierta en su modus vivendi al percibir una gran rentabilidad y escasos riesgos”, ha añadido.

Por otra parte, Barrera también ha lamentado las dificultades que enfrenta actualmente el ámbito de la ciberseguridad para realizar investigaciones y conseguir información, una tarea que a menudo se alarga durante meses o incluso años. “Además, el hecho de que se compongan de estructuras amplias y complejas dificulta la posibilidad de desmantelarlas, ya que mientras se prolonga la investigación suelen mutar o cambiar” para evitar ser descubiertos.