Info Cantabria

Buruaga a Revilla: va más de diez años tarde a Europa

38934 visitas

Compartir noticia en:

 

La presidenta subraya que fueron los gobiernos de Revilla y Zapatero los que dejaron a Cantabria fuera de la red europea de transporte.

“Decir que el papeluco se está cumpliendo es mentir, engañar y ofender a Cantabria”, afirma la presidenta en el pleno del Parlamento.

La presidenta del Partido Popular, María José Sáenz de Buruaga, ha advertido hoy a Miguel Ángel Revilla que su viaje a Bruselas para que Cantabria sea incluida en el Corredor Ferroviario Atlántico llega diez años tarde.

“Va usted con más de diez años de retraso, con más de diez años de retraso va a ir usted a Europa”, ha afirmado la presidenta en alusión al viaje a Bruselas anunciado para noviembre por Revilla para pedir que el tramo Palencia-Reinosa se incluya en el Corredor Atlántico de la Red Transeuropea de Transporte.

La dirigente popular ha recordado que esta red de transporte se planificó en las legislaturas del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, con la coalición PRC-PSOE gobernando la comunidad con Revilla como presidente y fue en esa etapa cuando Cantabria quedó excluida del corredor ferroviario.

“¿Pero cómo no nos iban a dejar fuera de Europa si Cantabria había quedado  fuera de la red de alta velocidad con los ministros socialistas de Zapatero?”, ha remarcado Buruaga, quien también ha reprochado al presidente que cuando tuvo que ir a Madrid a plantarse en el Ministerio del PSOE  no fue y una vez más, no estaba.

Fue el Gobierno del Partido Popular el que presentó las alegaciones partiendo de una situación de absoluta debilidad porque el Ejecutivo del PSOE y la Comisión Europea ya habían dicho que no, ha remarcado la presidenta.

Buruaga ha hecho estas afirmaciones en el pleno del Parlamento, donde esta tarde ha formulado una pregunta al presidente Miguel Ángel Revilla sobre sus gestiones ante el Gobierno de la nación para asegurar que los Presupuestos Generales del Estado para 2022 cumplen los compromisos con Cantabria porque los antecedentes, ha dicho, son para echarse a temblar.

La presidenta ha recodado que el 2022 es el último presupuesto de legislatura en Cantabria, lo que significa que lo que no esté en las próximas cuentas quedará nuevamente aparcado y no verá la luz, y ha remarcado que le preocupa y mucho la agenda de infraestructuras, porque por mucho que los regionalistas sigan empeñados en decir que lo blanco es negro, el papeluco es hoy un fraude imposible de ocultar.

Para respaldar esta afirmación, ha recordado que la Autovía Aguilar Burgos, que el PSOE paralizó en 2010 y volvió a paralizar en 2018, lleva más de trece años en tramitación y el Desfiladero de la Hermida, que lleva tres años empantanado, va camino de convertirse en la historia de la desesperación.

Además, se ha preguntado cuántos presupuestos van a ser necesarios para cumplir con los proyectos del tercer carril de la A-8 entre Laredo y el límite con Vizcaya o el tercer carril de la A-67 entre Polanco y Santander y cuánto se va a consignar para los soterramientos de Torrelavega o Camargo, porque ni siquiera han cumplido con una sola de las enmiendas que socialistas y regionalistas aprobaron tras un gran paripé.

Además, ha advertido de que a este paso no habrá Alta Velocidad con Madrid hasta 2030 porque Revilla dice que en 2023 estará todo en obras hasta Alar del Rey, pero no habla del que enlaza Alar del Rey con Reinosa, que el gobierno del PP dejó en tramitación administrativa y con consignación presupuestaria.

“¿Pero se puede saber qué han conseguido ustedes en Madrid?”, se ha preguntado la presidenta, quien ha hecho hincapié en que las únicas obras en marcha son las que Sánchez no ha podido parar porque las dejó adjudicadas un ministro del Partido Popular: el acceso al puerto de Raos y el Ramal de Continuidad Sierrapando-Barreda.

Para Buruaga, decir que el papeluco se está cumpliendo es mentir, engañar y ofender a Cantabria, porque por no cumplir, Sánchez todavía no ha cumplido ni con Valdecilla.

Y ha explicado que aunque lo han anunciado cien veces, todavía no han entrado en la caja del Gobierno de Cantabria ni los 22 millones de 2016 que Cantabria cobrará gracias a una sentencia de la Audiencia Nacional, ni los 44 millones comprometidos para 2020 y 2021.

La presidenta ha concluido que el problema de Cantabria es que los regionalistas hablan mucho, pero no hacen nada y después de preguntar a Revilla con qué va a presionar a Sánchez en la negociación de los presupuestos del Estado para 2022, ha subrayado que la asociación del PRC con el PSOE no da ningún resultado a Cantabria.