Info Cantabria

La Fundación Botín ha presentado hoy en Santander el Informe “Artes, Emociones y Creatividad”

9579 visitas

Compartir noticia en:

 

La Fundación Botín, la Universidad de Yale e IE University confirman la capacidad de las artes para impulsar la creatividad

  • El Informe “Artes, Emociones y Creatividad: investigación, aplicación y resultados”, elaborado por la Fundación Botín y la Universidad de Yale, demuestra la capacidad que tienen las artes para el desarrollo de la creatividad.
  • Este estudio recoge los buenos resultados que produce trabajar la inteligencia emocional y la creatividad en las actividades, talleres y cursos que desarrolla el Centro Botín, mejorando la generación de ideas originales, el pensamiento analítico y la capacidad creativa y emocional.
  • La Fundación IE de IE University ha desarrollado el Indicador de Creatividad Regional que analiza el papel de la cultura y la creatividad en el bienestar social y económico, una herramienta que también se incluye en este trabajo.
  • Las tres instituciones han destacado la importancia de la creatividad y las artes en los objetivos y metodologías formativas.

La Fundación Botín ha presentado hoy en Santander el Informe “Artes, Emociones y Creatividad: investigación, aplicación y resultados”, tercero de una serie que, desde el año 2012, desarrolla para impulsar la investigación internacional sobre cuestiones clave para el desarrollo de la sociedad. La Fundación Botín y la Universidad de Yale han analizado durante los últimos 10 años el impacto del arte y las emociones en el desarrollo de la creatividad. Además, la Fundación Botín aplica todo este conocimiento a la programación del Centro Botín y, en colaboración con la Fundación IE de IE University, ha diseñado indicadores para medir su impacto. Este informe, disponible desde hoy en la web del Centro Botín, muestra los resultados del Centro Botín junto a otras experiencias internacionales.

Tras la presentación de este informe, la Fundación Botín, la Universidad de Yale e IE University han desarrollado en el Centro Botín una jornada sobre la importancia de la creatividad y las artes en los objetivos y metodologías formativas. El evento “La creatividad es más necesaria que nunca y se puede desarrollar” ha sido inaugurado por Iñigo Sáenz de Miera, director general de la Fundación Botín, y Diego del Alcázar Silvela, fundador y presidente de IE University. Durante su intervención, Sáenz de Miera ha asegurado que “El Centro Botín existe gracias a la convicción de nuestro anterior presidente, Emilio Botín, de que pocas cosas como las artes contribuyen al desarrollo humano y al desarrollo económico y social”. Por su parte, Diego del Alcázar Silvela, Presidente de IE University, ha recordado “El estado de constante agitación en el mundo que habitamos, donde uno de los valores que más se está viendo afectado es el de las humanidades” y ha subrayado “La importancia de la educación para impulsar el proceso creativo”.

En la jornada también han participado Joseph Fowler, Head of Arts and Culture en el Foro Económico Mundial; Mariagrazia Squicciarini, Chief of Executive Office. Social and Human Sciences de UNESCO; Zorana Ivcevic, directora del Laboratorio de Creatividad y Emociones del Centro de Inteligencia Emocional de la Universidad de Yale; Patricia Gabaldón, profesora de Economía y directora del Bachelor in Economics de IE University, y Mónica Kurtis, directora de la Unidad de Trastornos del Movimiento, Servicio de Neurología del Hospital Ruber Internacional. El evento ha finalizado con una experiencia gastronómica y artística innovadora, en la que los participantes han podido experimentar cómo las artes influyen en nuestra forma de sentir y de pensar.

Informe sobre arte, emociones y creatividad

Movidos por la convicción de que la creatividad es hoy más necesaria que nunca y de que, sin lugar a dudas, las artes nos pueden ayudar a desarrollarla, el informe “Artes, Emociones y Creatividad: investigación, aplicación y resultados” incluye catorce aportaciones científicas presentadas en cinco bloques, dando a conocer las investigaciones, últimos hallazgos y resultados sobre la importancia de la creatividad en ámbitos tan diversos como la educación y la infancia, las artes, la empresa o el futuro. Además, en él se aglutinan las ideas e investigaciones de los expertos que participaron en el Encuentro Internacional: Artes, Emociones y Creatividad, desarrollado por la Fundación Botín y Yale University en octubre de 2019 en el Centro Botín de Santander, un evento pionero en el que participaron 42 expertos de 10 países diferentes.

La doctora Zorana Ivcevic, directora del Laboratorio de Creatividad y Emociones del Yale Center for Emotional Intelligence, y el doctor James C. Kaufman, profesor de Psicología en la Universidad de Cunnecticut y presidente la Asociación Estadounidense de Creatividad, son algunas de las firmas que incluye este trabajo, un documento en el que disertan 19 expertos internacionales y que comienza, como no podía ser de otra manera, poniendo en valor la creatividad y cómo su aplicación en el arte puede servir para dar sentido a la vida, ofreciendo los argumentos por los que ésta puede cambiar el mundo para mejor y reflexionando sobre el futuro, ya que nuestra supervivencia estará muy vinculada a nuestra capacidad creativa.

A continuación, un segundo bloque presenta el trabajo de investigación desarrollado por la Fundación Botín en colaboración con la Yale University y la Fundación IE de IE University, su aplicación práctica en el Centro Botín y los resultados de medición de su impacto. Una vez conocido el efecto de la programación del Centro Botín a nivel individual y grupal, era necesario conocer su impacto a largo plazo: la forma en la que la actividad del Centro Botín puede influir en el desarrollo de la creatividad de Cantabria. Para ello, la Fundación Botín y la Fundación IE han creado un nuevo Indicador de Creatividad de Cantabria, una herramienta para conocer la situación del sector creativo en la región en el momento actual y su evolución reciente, así como realizar mediciones futuras a largo plazo para poder dar seguimiento al cumplimiento de la misión del Centro Botín.

El tercer bloque aborda los beneficios que produce el arte y los cambios que están teniendo lugar en museos y centros de arte en cuanto a la función que desempeñan. Estas investigaciones tratan sobre cómo el arte afecta a nuestra vida emocional y nos hace más prosociales o cómo éste puede curar el alma, reflexionando en torno al poder terapéutico de la actividad creadora. También se plantea el papel que juegan los centros de arte, los museos y otras plataformas de aprendizaje en el desarrollo de la empatía y la imaginación creativa, necesarias ambas para afrontar los problemas cada vez más complejos de la humanidad. Para terminar, profundiza en el gran impacto de los museos en el público y la necesidad de que fomenten la empatía y la igualdad. El cuarto bloque, sobre la infancia y la juventud, muestra cómo el arte mejora el estado de ánimo del alumnado y, por tanto, defiende, ante la evidencia probada de que el rendimiento académico mejora si el estado de ánimo es bueno, que las actividades artísticas no estructuradas deberían estar presentes en las aulas. También analiza el vínculo existente entre la inteligencia emocional y la creatividad en estudiantes, ofreciendo una mayor comprensión de esa relación. El Informe concluye con una valiosa aportación sobre la creatividad en el ámbito de la empresa, habiendo sido reconocida como una de las habilidades más importantes para los profesionales del siglo XXI por el Foro Económico Mundial.

Para Fátima Sánchez Santiago, directora ejecutiva del Centro Botín, “Este informe supone un paso más en el objetivo del Centro Botín de ser un lugar de referencia para expertos de todo el mundo en el ámbito de las artes, las emociones y la creatividad, con un programa propio pionero e innovador en el contexto de los centros de arte para el desarrollo de la creatividad de todos los públicos a través de las artes. Más de 17 años de investigación de la Fundación Botín, los diez últimos en colaboración con la Universidad de Yale, numerosas publicaciones internacionales, los programas aplicados y evaluados, junto al trabajo desarrollado con la Fundación IE, nos han llevado hasta aquí”.

Indicador de Creatividad Regional

La colaboración con la Fundación IE de IE University se inició en 2018 con el objetivo de conocer el impacto de la programación del Centro Botín en la creatividad social de aquellos grupos o colectivos que disfrutan de ella de forma repetida. Para ello se generó una encuesta de la que se desprende, entre otras conclusiones, que el Centro Botín permite a sus visitantes cambiar su punto de vista sobre la realidad y modificar aspectos de su vida personal y profesional. Además, el impacto en la creatividad de los visitantes es mayor cuantas más visitas realizan al Centro Botín, siendo un ejemplo de cómo los centros de arte pueden ser un vehículo de transmisión cultural y de transformación personal.

De esta forma, la Fundación Botín avanza en su objetivo de medir el impacto de los programas e iniciativas que desarrolla y, en el caso del Centro Botín, ha creado junto a la Fundación IE el Indicador de Creatividad de Cantabria. Para Catalina Tejero, Vice Decana de Arts & Humanities de IE University, “Este indicador es un instrumento muy valioso que nos permite medir la importancia de la cultura y la creatividad en el bienestar social y económico”. El indicador ofrece información agregada que se pueda comparar con otras regiones españolas; también información estructurada, pudiendo así conocer la aportación de cada uno de los aspectos por separado. El indicador final está compuesto por el porcentaje de los subindicadores que están por encima de la media nacional. En 2015 un 24% superaron la media de España, una cifra que subió al 39,5% en 2019. Los resultados obtenidos muestran cómo el sector creativo en Cantabria ha crecido notablemente en los últimos años.

Un centro de arte único para el desarrollo de la creatividad 

La colaboración con el Centro de Inteligencia Emocional de Yale es de largo recorrido. Iniciada en 2012 con el objetivo de generar un modelo teórico que explicase el papel de las emociones en el proceso creativo y cómo las artes contribuyen al desarrollo de la creatividad, en los últimos cinco años se ha venido aplicando todo ese conocimiento a la programación del Centro Botín. En concreto, por primera vez se han creado, implementado y evaluado cursos para niños, familias, adolescentes y adultos.

Para la doctora Zorana Ivcevic, directora del Laboratorio de Creatividad y Emociones del Yale Center for Emotional Intelligence e investigadora principal de la línea de investigación en artes, emociones y creatividad de la Fundación Botín y la Universidad de Yale, “El propósito de esta colaboración con la Fundación Botín siempre ha sido aportar conocimientos científicos y desarrollar prácticas docentes que ayuden a construir una sociedad más creativa e innovadora”. Este tercer Informe, presentado hoy en Santander, también da a conocer los resultados que se obtienen en el desarrollo de la creatividad en adultos y niños al trabajar con las artes en el Centro Botín, extrayéndose conclusiones importantes como la mejora en la capacidad de generar ideas originales, analizar un problema desde distintos ángulos o resolverlo con originalidad.

 

Tras participar en estos cursos, los adultos mejoran su capacidad de generar ideas originales un 47% y, dos meses después, se mantienen esos buenos resultados en un 25 %. Además, mejora un 21 % la capacidad de definir y analizar problemas desde distintos ángulos, un porcentaje que, un par de meses después, alcanza el 69 %. Tras el curso aumenta un 10 % la idea de que la identificación y comprensión emocional mejora con la práctica y, la idea inicial de que se nace o no se nace creativo y la creatividad es algo que no se puede desarrollar, cae un 29%.  Además, un 47 % asegura haber adquirido nuevas habilidades para resolver problemas de forma creativa, mientras un 43 % señala haber mejorado sus habilidades emocionales para, por ejemplo, identificar sus emociones.

 

En el caso de los niños, estos mejoran su capacidad para generar más ideas y más originales. Así, en un test de pensamiento creativo realizado al terminar un curso del Centro Botín, el número de ideas había aumentado en un 40 %, mientras que el de ideas originales lo había hecho un 68% en relación a los resultados obtenidos en las mediciones previas al inicio del curso. Los niños también mejoran su habilidad para definir y reflexionar sobre problemas nuevos, siendo capaces de identificar y definir un 75 % más de problemas al terminar el curso. Además, mejoran un 35 % su comprensión sobre cómo usar con efectividad sus emociones en el análisis y la resolución de problemas. El 95 % de los niños refiere haber aprendido habilidades emocionales en el curso (por ejemplo, han mejorado su vocabulario emocional, aprendido a expresar mejor sus sentimientos y comprender mejor los de los demás) y el 58 % asegura haber mejorado sus habilidades creativas, aprendiendo a crear con materiales imprevistos y entendiendo que las primeras ideas que se nos ocurren no son siempre las más originales.

 

El informe “Artes, Emociones y Creatividad: investigación, aplicación y resultados” se suma a otros dos trabajos previos. El primero de ellos, presentado en 2012 bajo el título “¡Buenos días creatividad!”, ya demostraba que la educación rica en artes aumenta en un 17,6 % la posibilidad de cursar estudios superiores y de conseguir mejores trabajos, al tiempo que reduce en un 10 % las posibilidades de caer en el desempleo. Por el contrario, la carencia de este tipo de educación eleva en cinco veces, a partir de los 26 años, las posibilidades de acabar siendo dependientes de ayudas o asistencia pública. El segundo, elaborado junto a la Universidad de Yale y presentado en 2014 bajo el título “Artes y emociones que potencian la creatividad”, puso de manifiesto la importancia que tienen las artes en nuestra sociedad y la necesidad, por tanto, de hacerlas accesibles a todo tipo de público.