Info Cantabria

Pedro Luis Mélida, comisario general Policía Científica: “No existe el crimen perfecto, solo malas investigaciones y topes legales”

42951 visitas

Compartir noticia en:

 

“No existe el crimen perfecto, solo malas investigaciones y topes legales”. Así lo ha asegurado el comisario general Policía Científica, Pedro Luis Mélida, director del XIV encuentro de la policía científica: existe el crimen perfecto, parte de la programación de los Cursos de Verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El comisario ha participado en una rueda de prensa junto al catedrático de Antropología y presidente de la Sociedad Española de Antropología Física, Miguel Cecilio Botella, conocido como “el médico de los huesos”, quien participa como ponente en el encuentro.

El curso hará, según el director “un recorrido por el crimen en su amplio estado” e invitará a los profesionales de la investigación a reflexionar sobre cómo hacer las cosas “para que no exista el crimen perfecto”.

De este modo, contará con profesionales especializados en ámbitos criminales como la violencia de género, delitos sexuales contra menores o terrorismo, así como en investigación, como científicos del ADN, inteligencia criminal o psicólogos y antropólogos.

Crímenes imperfectos

Cecilio Botella ha puesto como ejemplo de malas praxis en las investigaciones el Caso Colmenares, un proceso criminal llevado a cabo en Colombia en 2010, por el que se condenó a personas inocentes. “No fue un crimen, fue un accidente”, ha explicado el experto.

Botella ha destacado que, en este proceso se dio, “la tormenta perfecta”. “Había una fiscalía corrupta, unos medios de comunicación que informaron mal y un tratamiento de la información sin conocimiento del caso”, ha explicado.

De este modo, los expertos han reflexionado que las limitaciones a las investigaciones las ponen los errores humanos o la propia legislación. En este sentido, el comisario ha asegurado que el ordenamiento jurídico actual pone “topes” a las investigaciones en ámbitos como la investigación del ADN. “La ley exige que el enjuiciado dé su consentimiento para que se le practique una prueba de ADN”, ha apuntado Mélida, destacando la importancia para averiguar los autores de los crímenes.